Blogia
Sailor Worlds

Historias de Manu (y IV)

Historias de Manu (y IV)


Hay un vagón llamado del fuego que forrado de amianto, deberá llegar envuelto en llamas a las estaciones. Hay otro del yeti, un enorme oso blanco al que habrá que dar vida “alguien que se ofrezca a meterse en la piel” y que sera la alegría de los niños. Hay un vagón de los tatuajes. Tambien el del hielo, donde una maquina deberá fabricar expresamente el mayor diamante jamás visto “de hielo , eso si”, que el monstruo Roberto tratara de derretir con su lengua llameante. Roberto es una especie de iguana mecánica de varios metros de altura , un robot ancestral construido, como manda la practica de Royal de Luxe, reciclando materiales de desecho. Roberto debe erguirse, girar los ojos (dos potentes faros de camión) y lanzar bocanadas de fuego mediante unos lanzallamas sujetos a sus mandíbulas. La visión es terrible, como terrible resulta colocarlo sobre el tren. Hay un vagón de la fiesta móvil, que contiene todo tipo de juegos y marionetas y otro de trapecistas.


Las literas, por llamarlas de algún modo, son asignadas a la tropa: aquel tren deberá viajar cerca de dos mil kilómetros a veinticinco kilómetros por hora en los tramos menos comprometidos y a paso lento en los demás. Un tren tortuga cuyas paredes están cubiertas de enormes mariposas amarillas, rostros espantosos de leones, frescos varios, rótulos. Es un trasto que marcha despacio y que en ese momento, en la tarde luminosa de Facatativa, surge realmente como una aparición.


La feria de Santa Marta resulta un éxito clamoroso. El vagón de los tatuajes es tomado al asalto, todo el mundo quiere hacerse una señal perdurable.

La muchedumbre se apiña en el vagón del museo del hielo para ver los absurdos objetos expuestos en el , por ejemplo una plancha de hielo. El hielo es una sustancia nunca vista hasta entonces y hace las maravillas de niños y mayores. Los títeres del espectáculo y la libélula dorada atraen la atención representando una historia en la que se rebelan contra sus manipuladores y escapan, por fin, siendo ya títeres libres lo que encanta a los niños, y quizás también , porque no, a todos los colombianos.


En medio de un ruido ensordecedor , Roberto se despierta. El cañón de nieve dispara copos blancos al tiempo que la iguana mecánica de cinco metros de altura escupe lenguas de fuego, ruge, aúlla y brama desde lo alto de sus patas metálicas, , estirando el cuello hacia el publico, que retrocede espantado y feliz. Roberto es el rey de la fiesta.


En todas las paradas del tren, en todas las estaciones, se pone en marcha el vagón de los sueños, al que cualquiera puede subir para dejar por escrito sus sueños o pedir un deseo, tales como:


Sueño con la Paz en Colombia y con que en nuestro país se acabe la violencia”

Me llamo Felipe, tengo ocho años y sueño sobre todo con tener un televisor en mi cuarto y poder sentarme delante todo el día para no sentir hambre”

Soy Eduardo y sueño con poseer un pedacito de tierra para trabajarla y poder así dar de comer a mis hijos y que tengan un futuro mejor”.


Los gitanos viajeros se dan cuenta por momentos de hasta que punto suscitan esperanzas en la gente. De todo esto, igual que cuando los conquistadores españoles, ha quedado constancia gracias al testimonio de Ramon Chao, periodista exiliado en Francia y padre de Manu, que daba fe de lo que pasaba, lo mismo que los cronistas de Indias. Es un hombre justo, de gustos refinados y fuera de lugar, que no puede bañarse tanto como le gustaria, ni dormir o comer a gusto durante semanas pero que ha sabido adaptarse rapidamente a las nuevas circunstancias. Por curiosidad, y por que no, como favor al hijo, no ha sabido decir que no a una aventura, quizas la última de su vida y con la que podra distraer y contar a sus nietos europeos.


Todavía hoy en Gamarra, en Bosconia, en Aracata, hablan de aquella vez que vinieron los franceses; pero de trenes de pasajeros ni rastro. A propósito de sueños , puede que Felipe haya conseguido su televisor y Eduardo su pedacito de tierra, pero sigue sin haber paz en Colombia...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres