Blogia
Sailor Worlds

El buen gusto

El buen gusto


Creo que todo debe su existencia a algun motivo. Todos, todo, tenemos nuestra razón de ser y cada uno tiene derecho a vivir su vida como desee mientras no dañe la existencia de otros. El hecho de no vislumbrar esas razones no nos da derecho para despreciar ninguna. Y dentro de esas miriadas de vidas, sobre todo humanas, hay mucha banalidad.


Estos dias pasados una asociación benefica con la que estamos relacionados ha organizado un mercadillo tipo rastro para obtener algo de dinero ya que no recibe practicamente ninguna ayuda de la administración y sobrevive a base de donativos y socios. Para el mercadillo se pidio a los colaboradores aportar utensilios y objetos de artesania “vendibles” y de precios asequibles, naturalmente.


Rosa y yo pedimos a un par de amigas artesanas su ayuda, ademas de aportar algunas piezas nuestras. Al final conseguimos reunir un buen monton de figurillas, espejitos, jarrones y piezas, entre las cuales habia algunas que considerabamos valiosas, de buen gusto y de bastante laboriosidad. Tambien añadimos algunas piezas de esas que vas haciendo y no salen como tenias en la cabeza pero que te da pena tirarlas y al final te juntas con un ejercito de “cosas” inutiles a las que, con el tiempo, no tienes ningun apego.


Entre ellas habia un puño (mi puño izquierdo para mas informacion) que hice en uno de los pasos intermedios para fabricar el negativo de un molde para fundir vidrio. Como el puño conservaba los mas minimos detalles (arrugas, vello, poros, cicatrices, etc...) me hizo gracia y lo conserve. Mas tarde , algun dia de aburrimiento, lo pinte de una manera bastante psicodelica y con mucha dejadez y mal gusto. El caso es que, cansado de verlo rodar por casa, lo amontone junto al resto de piezas, mas por ganas de quitarmelo de la vista que por la esperanza de venderlo.


Aun asi, el puño no era lo mas feo. Una de nuestras amigas -vamos a llamarla Alicia- hace barro desde hace bastante tiempo pero a pesar de eso, justo es decirlo aunque sea amiga, no tiene buenas manos. Tiene buenas ideas pero a la hora de llevarlo a la practica le salen muchos churros. La otra, Begoña , en cambio, tiene unas manos estupendas y todas sus piezas llevan un sello de calidad y buen hacer. Bueno, pues Alicia habia metido en el lote un monton de esos churros que poco o nada tenian que envidiar a mi puño psicodelico.


El dia del rastrillo no pudimos estar pero nos dijeron que habia sido un exito. Se organizo cerca de la glorieta de Bilbao y coincidio con la semana del orgullo gay de forma que creo que eso favorecio la venta. En total sacaron casi 3000€ con cosas de 10-15€ y que dificilmente superaban los 20-30€ o sea que os podeis hacer una idea de la cantidad de objetos que habia.


Un par de dias despues fuimos a recoger algunas cosas que habian quedado sin vender. Cuando las desembalamos vimos con sorpresa que habian quedado 5 piezas de Begoña. Dos de ellas eran unos belenes que de antemano sabiamos que serian invendibles (de esas cosas que solo se compran en Navidad imbuidos del espiritu derrochador tipico). Pero el resto, un cuadro de barro con motivos de perdices y trigales, un jarron rustico muy bonito y un par de reproducciones muy buenas de ventanas mudejar y neogotica, fueron de las que creiamos que se venderian al principio. Incluso habiamos pensado comprarselas nosotros para regalarsela a una persona antes de ponerla en exposicion, no fueran a quitarnosla.


Menos mal que no lo hicimos porque nos habriamos arriesgado a cometer el error de regalar una pieza que consideramos de buen gusto. Todo esto me ha hecho reflexionar sobre ciertas cosas. Algunas ya archisabidas. Por ejemplo sobre la relatividad de los conceptos que consideramos bien asentados. Nietzsche, en su genealogia de la moral, analiza el origen de los conceptos morales, el bien y el mal, su relación con la historia de las religiones y sus conclusiones son rompedoras, como casi todo lo suyo. Pero antes de ponerme a desvariar sobre mas temas, vuelvo a lo mio. En una sociedad audiovisual como nunca, nos hemos saturado tanto de “ver cosas” que lo hemos visto casi todo. Bueno, casi todo lo que quieren enseñarnos y nos ponen al alcance como a los padres de Chihiro. (obviamente el del viaje de Chihiro) de forma que hemos perdido la caracteristica que da la escasez de ver belleza, otrora llamada buen gusto. Como pasa con todo, cuando se nada en la abundancia de cualquier cosa, se pierde el sentido que se encarga de apreciarlo. A los de la meseta les gusta el norte, verde y montañoso, a los centroeuropeos les atrae el paisaje ocre y amarillo del estio mesetario, a los costeños les gusta el interior y a los de tierra adentro, la playa. Y asi con todo. Me pregunto, si vivieramos en el museo del Prado seguiriamos apreciando los tesoros? Pues eso. Que entre la tele y la internet tenemos casi todo al alcance de la vista y si se quiere que algo sobresalga debe ser original (y si es chabacano y hortera, mas exito).


Aunque claro, lo chabacano y hortera, me diran algunos, es una cuestión de gustos. No hay mas que ver como vestimos. Y siento discrepar, como no podia ser de otra manera porque yo me lo guiso yo me lo como en este articulo, yo opino, yo discrepo y hasta discuto conmigo mismo si es necesario. Lo ordinario y chabacano no es cuestion de gustos y, al mismo tiempo, si lo es. Depende del gusto mayoritario, de lo que se considera normal, y esta caracteristica de normalidad es algo fluctuante en el tiempo. Sin embargo como decia mi padre que hay dos cosas (al menos, añado) que el dinero no compra; la inteligencia y el buen gusto. Pero mientras la inteligencia es un concepto que mas o menos permanece invariable (discutible para algunos, pero que no lo es?) el buen gusto parece que va cambiando de epoca en epoca. Pero conviene no confundir esta volubilidad con las modas. La moda tiene una oscilacion temporal mucho mayor, y en meses, a lo sumo años, las modas vienen y van. Los gustos de la gente se acomodan a las modas, modas que nos son impuestas tiranicamente y que subrepticiamente se han vuelto tan innatas a nosotros que las adoptamos como congenitas. Pero no lo son, a diferencia del buen gusto. En ARCO puede venderse mierda embotellada pero de ahi a decir que es arte hay un abismo. Yo creo que la cualidad de saber distinguir algo perdurable en el tiempo y que se convertira en clásico, el buen gusto, en definitiva, es algo innato. Se tiene o no se tiene. La desgracia es que incluso teniendolo se puede echar a perder, como el que tiene buen oido (o un oido absoluto) pero no lo entrena. Y tambien creo que deberia potenciarse, no disiparlo y malgastarlo.


Pero tambien creia eso de conceptos como el bien o el mal. Creia que las personas nacian con unos conceptos morales (meras reglas de supervivencia en sociedad) innatos, escritos a fuego por no se muy bien que hacedor, pero igual que Nietszche me hizo reflexionar sobre aquello quizas tambien este equivocado en esto.


Por cierto, al final acabaremos quedandonos con el cuadro. (El puño se vendio por 20€)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

pillo -

tras un largo parentesis leo el post de Oscar. Tu humildad me aplasta, tio! casi sin querer dices cosas muy interesantes...y discutibles, claro. Sin eso, no estariamos por aqui:-)

Nietzsche, ese hombre, es muy perjudicial para la salud de la sociedad. Casi como el tabaco. Es rompedor aunque algunos diran pasado de moda y otros que estaba pirado. Pero, a mi me gusta leerlo de vez en cuando pq me parece que esta sociedad es muy similar a la de comienzos de siglo XX y finales del XIX, epoca de revoluciones y grandes marejadas sociales. Bueno, lo que decia sobre el talento, sin haber leido su pensamiento numero 163, tu me lo confirmaras, creo que se referia a la artesania. Esta se considera, como su nombre indica, la hermana pequeña (o hermanastra) del ARTE. En ARTE se requiere talento, la artesania es un oficio. Como en tantas otras actividades la practica puede conseguir logros imprevistos. Hay otros que requieren algo mas de esfuerzo y tiempo...y otros que solo con un don dado a unos pocos se puede conseguir. Como ejemplos diria levantar una pared de ladrillo, diseñar un puente y crear el Canon de Pachebel. Esto tambien se ve en el numero de albañiles, de ingenieros de caminos y de Pachebels.
Vaya tonterias que digo. Si es que cuando uno se levanta aburrido...

Un dia de estos deberia escribir sobre un programa mas, "¿Tienes talento?" ¿Quien evalua si una chica que es capaz de cantar o recitar una poesia al reves tiene talento o no? Pues David Summers y otros. Y a punto estuvieron de decir que tener el cerebro al reves no es tener talento!!Y ellos? lo tienen?
buf, que espesito estoy. Como siempre al final no digo nada provechoso. Pero para terminar, Oscar, creo que la diferencia entre la opinion de Nietzsche y la del contertulio de turno (siendo ambas discutibles) estriba en dos razones; el tiempo dedicado a su reflexion y en la calidad de esa reflexion. Casi como una buena jugada de ajedrez (de esas de "!!"), casi imposible de rebatir con argumentos logicos.

ambrosio -

Yo creo que el puño lo compró alguien por otros motivos más de de índole sexual...ejem, este cerebro mío siempre pensando en lo único.
Supongo que esta manía que tenemos de clasificar las cosas y de hacer decálogos de las buenas tal y cual produce también convenientes paradojas. Convenientes porque ilustran el genio y la estupidez dependiendo de cuándo o quién las juzgue. Vivan las emociones!. El caso es que convendríamos quizás en hablar de gustos más o menos refinados o educados? También en universales (haberlos habráilos o pudieren parecernos).
Ha salido alguien dañado? No sé si después de la utilización de la susodicha extremidad que fue vendida.

oscar -

Por un lado, estoy seguro de que el puño fue comprado por razones políticas. Por otro lado, el bueno de Nietzsche decía en "El Ocaso de los Idolos" (lo recomiendo también) que filosofaba a martillazos. Pretendía que los ídolos de barro, los falsos ídolos que la masa ignorante adora, se rompieran pronto y quedaran sólo los verdaderos (de haberlos), actitud que me resulta familiar porque el Sr.Pillo la practica a menudo, no me extraña que le gusten las ideas del tío Nietzsch. Pero cierto es que me andaría con cuidado, D.Pillo, porque las ideas de Nietzsche, aun bien vestidas de solidez, sensibilidad y casi siempre de acuerdo con lo que muchos de nosotros pensamos, incluído un servidor, pueden ser introducidas como parámetros en la siguiente ecuación:

Ideario = Sumatorio, desde i=1..N, de Opinión(i)

O sea, que sus ideas bien podrían ser el conjunto de las opiniones del mismo, y recuerdo las recientes regañinas suscitadas por aquello del cuidado con el que hay que andarse en un mundo como éste, donde es cierto que todos opinamos a diestro, siniestro, delante y detrás, en foros, en blogs, en emails, en webs...
Y digo yo que, después de todo, Nietzsche no podía si no opinar con la sana intención de desvelar ideas ocultas o agrupar y clasificar las dispersas, y por eso estoy de acuerdo en que también podía estar equivocado.
Mira lo que son las casualidades: hojeando uno de sus libros, "Humano, demasiado humano", me encuentro en la cuarta parte el pensamiento número 163, sobre "La seriedad de la artesanía". Y empieza diciendo: "¡Por favor, no habléis de grandes dotes, de talentos innatos!", para continuar afirmando que los "genios" no son sino el fruto del trabajo y el tesón durante años. Al instante le doy toda la razón, pero cuidado... ¿no será una opinión? Y al pensar en ello recuerdo que en la escuela, incluso en los primeros años, ya había compañeros míos, siempre muy pocos, uno o dos por clase, que despuntaban sin pretenderlo, de forma natural.
Nietzsche opinaba que el talento no existe, en cambio yo opino que sí. Su opinión es válida, en mi opinión también, en un porcentaje muy alto de las ocasiones, pero no en todas. La excepción pone a prueba la regla, y creo que todos hemos llegado a conocer alguna excepción de alguien con un talento literalmente innato y a quien lo difícil le resultaba fácil sin entrenamiento previo, tanto en lo intelectual como en lo deportivo, o incluso en ambos a la vez. La regla no supera la excepción.
Vale, esto es algo anecdótico, pero sirve de ejemplo de que todos podemos estar equivocados, de que rectificar no sólo es de sabios, sino de hasta los tontos como yo (¡y sobre todo de éstos!), y que debemos tener siempre presente.
Me parece recordar que la teoría de cuerdas empezó con 26 dimensiones y luego se redujo a 10 u 11, es decir, alguien rectificó (introduciendo supersimetrías o algo así) cuando se consideró que era conveniente hacerlo. Rara es la candidata a "verdad" que se mantiene eternamente absoluta, casi todas las verdades han de ser pulidas tarde o temprano, quién sabe si hasta el infinito.
Por eso yo me quito la boina ante todos, tengan razón o no (me basta con que lo intenten), y con el mayor de los respetos, porque si espero a que alguien encuentre una verdad eterna, me quedo calvo esperando. Así vamos disfrutando sobre la marcha, ¿no?

Joanna H -

Hello from London! What's it been, another 10 years? Great that you are still thinking and creating..pottery too! Cool. xxx
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres