Blogia
Sailor Worlds

La simplificación del problema

La simplificación del problema

Para poder acercarnos a cualquier hecho desconocido de cierta complejidad necesitamos muchas veces reducirlo o simplificarlo, intentando analizando cada una de las piezas en que lo hemos descompuesto para después intentar comprender –si esto es posible- el todo. Dejando a un lado el universo de lo científico en el que los hechos son tal cual se describen y entrando en el terreno del mundo de lo opinable, lo cierto es que no siempre tenemos todas las piezas y tendemos a reducirlo todo a dos puntos o polos opuestos dejando al pairo los intermedios que casi siempre son aquellos que la lógica impondría. Como primeros escollos a la comprensión de un todo están las fuentes de la información de que bebemos, que manejan o manipulan más o menos una misma noticia. Hablo tanto de los medios de comunicación, como los distintos comunicadores que tengamos como referencia con los que solemos ser más afines en cuanto a la corriente de pensamiento. He podido comprobar como viendo el mismo partido en la televisión dos personas apreciaban matices bien distintos, y no he presenciado aún una sola reunión de vecinos en mi comunidad que discurriera por el sendero de lo razonable, perdiéndonos en los cruces de la estupidez y algunas otras lindezas. Son estos u otros hechos parecidos en los que un grupo reducido de personas no consigue encontrar una línea equilibrada los que me hacen considerar el alto grado de dificultad en empresas de mayor envergadura, como la dirección de un país…

 Se detuvo un instante y se preguntó si lo que había escrito hasta ahora respondía a la idea que había querido expresar en un principio. No quería perder el hilo con que pretendía coser todos los pensamientos que recorrían su cabeza y si después de las primeras puntadas parecía  no ir mal, no era más que una introducción que ni siquiera había acabado y la idea original ni asomaba la nariz por entre el texto. James empezó a dudar si acabaría alguna vez este primer artículo para el periódico local, que le haría inmortal encumbrándole a lo más alto y se levantó del sillón camino a la nevera.

La realidad es algo demasiado complejo como para percibirla de una pieza y supongo que deberíamos hablar de ella en primera persona, de cómo la percibimos, como en la música, por ejemplo. Cuando pienso en abstracto acerca de la idea del arte de la política me viene a la cabeza un consejo de sabios sólo interesados en el bien de la comunidad, reunidos en largas jornadas de trabajo en las que discuten y analizan continuamente los problemas de los gobernados hasta llegar a una solución en consenso razonable, y en un ambiente en el que el rectificar o la precaución al aplicar las distintas soluciones fueran algo también razonable y siempre razonados como para construir en el mismo sentido de realidad. Cualquier tipo de decisión debería ser revisable a corto plazo e incluso corregida en el marco del escenario en el que estemos y según los criterios que hayamos establecido contra resultados esperados. Este pensamiento, que bien podría ser de ZP, no es real o no coincide con la realidad ni sería serio de imaginar hoy en día. Existen demasiados intereses creados que encaminan los primeros pasos de cualquier iniciativa que se pretenda sacar adelante.

Respiró hondamente y dejó caer la cabeza hacia atrás. No veía claro adónde le llevaba el artículo y tenía que acabarlo para primera hora del día siguiente. Tendría que posicionarse si quería escribir algo más acotado, y significaba tener una opinión firme bastante inusual en su carácter más escéptico.

Si quiero sumar tres números, tengo que simplificarlo a dos sumas consecutivas y nunca a la vez y la realidad tiene demasiados sumandos por instante. La dualidad del ser en cuerpo y alma, el bien y el mal, la verdad y la mentira, lo real y lo irreal y tantos otros ejemplos son referencias a modo de máximos y mínimos de una escala de medir, pero existen en su estado más puro?. Hay simplificaciones demasiado complicadas.

Llegado a este punto destrozó lo que había estado escribiendo y se hizo propósito de encontrar un tema más asequible sobre el que escribir.

Necesito tomar el aire antes de enfrentarme otra vez a la tarea.

Un servidor sin embargo sólo se había propuesto acabar un articulito para un blog de andar por casa y parece que la historia ya me ha dado de sí para tal fin. Aprovecharé para fumar un cigarro ahora que estoy solo y no perjudico a ningún ser viviente más con el pernicioso humo. Me pregunto si estará el lector perdido en este punto, saltando de un lado a otro con vaguedades que no acabamos de matizar. Parece algo demasiado denso, con enormes ramificaciones en las que perderse. Me parece que este artículo para el blog no va fino. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Oscar -

Cuando tantas ideas vuelan alrededor de un punto medio, pareciendo querer posarse sin llegar a hacerlo, pero conscientes de su voluntaria dispersión, porque aunque no deseada sí es, sin embargo, voluntaria, qué contradicción... se deduce entonces que macarro acaba de inventar el jazz lingüístico, con acordes de litros y guitarras de su representante daniel que tras agitar a las masas se recoge y se pone sentimental... refrescantes contrapuntos, alegre burbujeo de ideas. Me río del brainstorming de los guiris.
Camarero, otra ronda de lo mismo, por favor

macarro -

Jajaja, ya era hora que te dejaras ver. Sólo que releyendo tu comentario me ha venido la idea al llegar al refrán que propones de otro refrán que no sé si me he inventado con el propósito de como siempre llevar la contraria: quién nada empieza nada acaba.
Tapronto

daniel -

Sinceramente no parece este el artículo más "simple" para debutar con picadores, pero creo que ha llegado el momento de presentar mis respetos a este manantial de ideas que me acompaña desde hace un par de semanas en el trabajo, robándole cada vez más tiempo a Google y al grandioso YouTube.

Tras la lectura de "La simplificación del problema" me vengo arriba, ataque de valentía y me digo que cojones¡¡¡(#1) voy a comentar esto antes de que se me olviden las dos cosas que me han llenao el disco duro:



1º- "Me parece que este artículo para el blog no va fino" escribe Macarro en su último texto, yo creo que no, ESTOY COMPLETAMENTE EN CONTRA de esta afirmación!!!(#1) es mas, me provoca un desconcierto, unas ganas de llevar la contraria a no se que muy familiar, la dualidad de la que Macarro habla en la que llega un momento en el que no sabes de lo que estabas hablando, y te das cuenta que tras pisar a fondo estas en tres-pueblos, las ganas de discutir te desviaron y piensas, de que cojones estábamos hablando?. No lo se, me queda una sensación de tarde de litros y guitarras agradable y añorada, supongo que es Macarro en estado puro, gracias Bernie por tantos años de noo pupilo. (#2)

(#1) Creo que una entrada impetuosa provocará en el lector un ataque de rabiosa solidaridad, empatizando a la voz de !!!ESO EESO, DALE CAÑA!!!!!!

(#2) Lo siento amigos, he intentado dentro del espíritu musical de este foro adornar la obra sincopando, pensé que algo de contrapunto severo no le vendría nada mal a este foro, con el ánimo de agitar a las masas finalmente me puse sentimental... Volveré, estos se van a cagar.....



Dejadme pegar lo que la RAE dice del pupilo, que me da la risa:

pupilo, la.
(Del lat. pupillus, dim. de pupus, niño).
1. m. y f. Huérfano menor de edad, respecto de su tutor.
2. m. y f. Persona que se hospeda en casa particular por precio ajustado.
medio, dia ~.
1. m. y f. Persona que solamente come al mediodía en una casa de huéspedes.
2. m. y f. Alumno que permanece en el colegio hasta la noche, haciendo en él la
comida del mediodía.







2º- Mientras leía el artículo no he podido evitar el refranero español, realmente da cierta risilla leer de nuevo el primer párrafo pensando en el refrán siguiente:
---------- Quien mucho abarca, poco aprieta --------------
Inmenso, que capacidad de síntesis, se me ocurre al hilo de esta chorrada proponer un nuevo tema basado en el refrán, desde la ironía se podría enlazar casi cualquier tema con el refrán de turno. Me vuelve la risilla.....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres