Blogia
Sailor Worlds

Opinión

Miopes del más acá

Miopes del más acá

(censored version)

No hace mucho, en los encuentros blogiales en la tercera caña, mantuve una posición escéptica hasta la médula sobre el conocimiento que los vivientes podemos tener al cruzar ese umbral que automáticamente nos desclasifica como tales.
En el frente abierto que se formó por mi dicha negación de la posibilidad de conocimiento del más allá, se sucedieron varias ondanadas de ideas contrarias de fragmentación que me gustaría tratar de ordenar hoy en mi pensamiento, quizás con el ánimo de generar más polémica sobre las eternas cuestiones del ser humano en que todo parece recontraquemachacado.
Desde mi tribuna veo varios flancos por los que adentrarme; son aquellos en que no se considera la fe como argumento válido a esta charla, desde mi sincero respeto a cualquier creencia que haga o pretenda un ser mejor del ser humano.
Adivinos, astrólogos, echadores de cartas, leedores de las entrañas de animales que han evolucionado con los tiempos siguen entre nosotros como evidenciando nuestros mismos miedos a lo desconocido. En internet y aún por carta mecanografiada los profetas de nuestro tiempo auguran desastres de magnitudes terribles para la especie, en nuestro percibir del hombre como fin último del universo. Nostradamus se reinventa a cada paso y las ambigüedades que sugiere en sus oscuras cuartetas proféticas ordenan el caos de este universo humano. Mejor Da vinci o Julio Verne que "Rapeles" o "Madames Eloísas" vendeburras.
En aquellas disciplinas con tintes religiosos en que cultivan o desarrollan el cuerpo para adiestrar la mente, veo el descubrir el ser en el universo como algo mágico, en simbiosis con la fuerza viva. Es sólo cuando se relaciona con la muerte cuando cualquier cuento me sugiere la poesía misma en que el ser humano encierra sus emociones.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Got the power

Got the power

Parece que no teníamos bastante con la tele basura que ahora se ha puesto de moda el destruir el género de los documentales desde que mi buen amigo y manipulador de la información Moore abriera el camino. Estamos ya acostumbrados al discurso político casi siempre desquiciante en cuanto a la falta de ideas y formas pero el que éstos sigan haciendo incursiones como "cineastas" es el colmo de la desfachatez. Parece que confundimos libertad de expresión con el libertinaje expresivo en el que manipulamos palabra e imágenes descaradamente al más puro estilo del maestro de la propaganda alemana Goebbels (pepe para los amigos). Alguien me preguntaba figuradamente hoy porqué se puede decir cualquier cosa alegremente cada día.
Para manipulador, mi primo Lasse Gjertsen que derrocha talento, creatividad y mucho curro en el link que os recomiendo no os perdais...IMPRESIONANTE !!

http://zappinternet.com/index.php?video=fodCyoDmiV

 

Be water, be happy, be fatty 

La goma de borrar

La goma de borrar Esta es mi primera incursion en el blog y creo que tengo una reflexion curiosa que haceros. Os voy a contar algunas cosillas sobre el tiempo que pasé en Alemania trabajando.Sobre la experiencia en sí, creo que vivir por ahí viene muy bien para abrir la mente. En este caso al ser un país más avanzado me sirvió para aprender de ellos muchas cosas. Y digo que son más avanzados porque viven mejor. Existe el tópico de que los alemanes son cabezas cuadradas...y lo son. Pero eso no significa por ejemplo que no se diviertan. Significa que lo que hacen lo hacen bien. Creo que esa es su principal característica. Y es así en todos los ámbitos.En el día a día son extraordinariamente cívicos. Simplemente respetan a los demás. Hay horarios establecidos para hacer ruido en casa...bueno aquí también, pero allí se cumplen. Al hacer una fiesta es normal avisar a todos los vecinos e invitarlos. Eso sí, luego en la fiesta puede que haya situaciones incómodas con silencios prolongados hasta que alguien menciona lo bueno que está el vino.Volviendo a lo del civismo, yo creo que en parte es por la educación recibida, pero también en parte por miedo. Allí si hay normas (y las hay), se cumplen, y si no se cumplen se paga por ello. Todo buen alemán lleva un policía dentro y si ven algo mal hecho (aparcar mal, darle un golpecito a otro coche al aparcar, por no mencionar tirar algo al suelo) te lo dicen y si hace falta llaman a la poli.Pero es en el ámbito profesional donde mejor se refleja lo que decía de que lo que hacen lo hacen bien. Son muy tenaces y siempre tienen ese afán por mejorar las cosas. Incluso la forma de trabajar es cómo debe ser: trabajan concentrados cuando están en su puesto, hacen sus pausas, y se piran a su hora a casita a disfrutar de sus hobbies, de su familia y, cuando lo hay, del buen tiempo. La palabra chapuza en alemán no existe, se dice “chapuza”, como pasa con fiesta y siesta que hemos internacionalizado. Vas por la calle y se ven las casas, las calles, todo hecho para durar, no para salir del paso. Ese afán por mejorar lo tienen hasta para las cosas más pequeñas y simples como una goma de borrar. Pues hasta en eso se puede innovar: una goma cuyos residuos se juntan en una pelotilla y se queda pegada a la goma...alemana tenia que ser. Esto no parece importante, lo que es importante es la actitud, y por eso están donde están. Mientras ellos hacen satélites nosotros seguimos poniendo un ladrillo encima del otro...y mal puesto.Lo dicho, mucho por aprender tenemos aún de esta gente. Hace ya casi dos años que volvi (aunque sigo yendo muy frecuentemente) pero cada vez que regreso noto que la diferencia se hace mas brutal y no veo que hagamos nada por reducirla.

Semidioses en la bruma de la consciencia

Semidioses en la bruma de la consciencia

Me vienen a la cabeza algunas frases en las que personalizamos para demonizar al señor don dinero como la daga con que los hombres apuñalan las buenas intenciones de las normas que rigen la convivencia.

Imagino aquellos días en que el trueque funcionaba según el principio lógico del beneficio social. Se reparten las tareas de la colmena y los individuos se organizan para asegurar las necesidades básicas que hay que cubrir, ampliando a las de servicios o en general a cualquier actividad que sea demandada o “necesaria” por una sociedad en un momento puntual de la historia. Imagino también los distintos tratos mercantiles que se cerrarían en los mercados de las grandes concentraciones de población, en los que las equivalencias eran dictadas por el sentido común de cada parte y la riqueza no estaba concentrada en el inexistente dinero.

¿Cuántos tomates o kilos de, pedirías por una vaca?

¿Es serio pensar que la vida sin dinero reduciría las cada vez más pronunciadas diferencias entre ricos y pobres del mundo actual? ¿Fue la aparición del mismo motivada por la codicia y el deseo de poder del hombre?

Cualquiera de las vetas de este filón se abre exponencialmente apenas enunciar siquiera una idea, con lo que decido buscar algo de concreción en la red para encontrarme con una señora alemana - Heidemarie Schwermer- que en una entrevista afirma "Soy más feliz como mujer y me siento más libre ahora que vivo sin dinero porque tengo lo que quiero”. Esta terapeuta de exprofesión decide a eso de los 60 años regalar todas sus pertenencias, cancelar todas sus cuentas y andar por la vida sin un euro en el bolsillo satisfaciendo las necesidades por medio del trueque. Puedes encontrar una interesante entrevista en el link http://www.autosuficiencia.com.ar/shop/detallenot.asp?notid=42, en la que aparecen recogidos muchos puntos críticos que darían de sí para muchos debates.

Me dedicaré a continuación al libre tejer de las ideas que me asaltan tras su lectura abandonando el camino único en el mismo sentido con el que muchos escritos empiezan y acaban en favor de la improvisación que del pensamiento se extraiga naturalmente (¿!) con todo lo que ello suponga. Dejémonos de “blaes” y pongámonos a ello que se escapa.

Las respuestas que Heidemarie plantea parten de concebir al mundo y al hombre envuelta en un aúrea de positivismo sin duda deseable y compartido por todos por cuanto que instalados en una cómoda cultura que nos deja espacio para soñar con que el hombre sólo es bueno. Desgraciadamente y por tirar de la hebra del punto de vista contrario -de mi recurrente cebolla- descubriré con amargura que la sociedad que forman los hombres tiene estructura caótica que podríamos definir sólo en partes y determinada por demasiados parámetros a considerar. Haciendo continuos “zooms” podemos caer en la cuenta de lo difícil o de lo imposible de aunar todas las realidades en una sola, sea esta la de “esta nuestra comunidad”, la de una familia o una pareja de d@s. La percepción del tiempo que se necesita para un mínimo cambio de manera global es frustrante seguramente también por nuestra limitación (medible en años) y aún admitiendo grandes avances comparando con el pasado siempre parece insuficiente para los que pretendemos a golpe de varita que cambie el mundo en su conjunto a la vez. Por otra parte plantea la unificación del pensamiento en los mismos términos, tema también de mucha enjundia en tanto a establecer los criterios justos a todos, mutilando intereses más individuales. ¿Es tan cierto que somos todos iguales? Cada persona es un mundo con inquietudes y diferencias no siempre compatibles según la muestra, por no hablar de las distintas culturas que habitan el planeta o de cuestiones referentes a la injerencia en el desarrollo de las mismas. Las abejas construyen un mismo modelo estable que repiten una y otra vez exhibiendo una perfección envidiable pero predecible por ello, y con menos interés que la posibilidad para cambiar cosas porque sí, para dudar de ellas. El atractivo del caos…

Si la relación hombre-hombre es complicada, la del hombre con el entorno y en cuanto a controlable no lo parece menos.

No estoy tan seguro si como dice nuestra amiga las mujeres lo harían mejor si cambiáramos este mundo de hombres a uno de mujeres, ya que son las necesidades y los intereses los que hacen las guerras. También discrepo en que la mujer no haya tenido un papel influyente y decisivo en la historia como si hasta donde hemos llegado fuera fruto de las miserias hombrunas que no atañen a lo femenino, y sin duda haberlas hailas. Observo también los mismos vicios y soberbias en mujeres, acaso con sutiles diferencias que no auguran grandes progresos o cambios por ello en los males que aquejan esta sociedad. Hemos llegado a dónde estamos pagando el precio de lo pasado, construyendo y destruyendo ideas, evolucionando y aprendiendo de los muchos errores que van parejos a determinadas decisiones o situaciones que han ido apareciendo o que han sido provocadas en este universo de acción y reacción. Los semidioses en las brumas de la consciencia, somos parte de la naturaleza misma, como lo es un río que erosiona la montaña o un terremoto que devora un pueblo. Somos el cáncer de este planeta con deseos de entrar en simbiosis con él, aunque pudiera venir por otros lados la muy probable extinción de nuestra sobrevalorada vida humana, y es que alguna vez he pensado en que no somos más que un proceso de algo inimaginablemente más grande, en tiempo y en dimensiones que nunca podremos comprender. Sólo un accidente en una minúscula e insignificante parte de un todo inabarcable para nuestro entendimiento que empieza y acaba sin más.

Oí en la radio un estudio que decía que la humanidad necesitaría tres planetas como el nuestro para seguir al ritmo actual equiparando supongo a toda la población con la minoría que disfrutamos las comodidades de la era. Dependemos de la tecnología para estirar los recursos que nos ofrece la tierra debido a la superpoblación que sufrimos con los más de 6.000 millones que somos.

La ecuación nivel de bienestar, recursos disponibles/necesarios para un determinado nivel de población resulta más que curiosa y por terminar este embrollo de ideas, no acabo de ver la relación maligna del dinero con todo esto. Seguro que lo que implica primeramente es el cambio de mentalidad y valores de unos miles de millones de realidades en unos 200 países con distintas culturas. Casi nada.

Sobre gustos no hay nada escrito?

Sobre gustos no hay nada escrito? Creo firmemente que dejamos constancia en cada palabra de lo contrario. Los protocolos de comportamiento nos dan una idea de convenciones sociales en las que buen gusto es referido a ciertas normas recogidas y actualizadas por escrito en algún decálogo –o aún jiliálogo- que podemos dinamitar en cualquier momento llevándolo al terreno del mundo interior, con un mísero “a mí me parece” un  “a mí me gusta”. ¿Qué he querido decir con esto? Estoy guerrero en esta tarde de domingo y tirando del hilo de la madeja más cercana, de una de las capas de una cebolla indeterminada que troceo con el ojo humedecido mientras escucho el último single del gran Jamiroquai  “Runaway” por enésima vez –que encarecidamente te recomiendo (http://mfile.akamai.com/1689/wmv/bmguk.download.akamai.com/1689/jamiroquai/runaway_512k.asx)

Utilizamos esta frase para justificar la amplitud de entendimientos y diferencias en la percepción que cada uno tiene sobre un mismo algo, pero dependiendo de quién juzgue podría derivar en una excusa carente de contenido, proveniente de un ente con poca afición a lo reflexivo o quizás sumido en las aguas de la supina ignorancia, con las que un servidor fue bendecido no pocas veces por el cura de latín. Reduciré este vasto pensamiento a un ejemplo fácil aunque me imagino que muchos habréis pensado en otros más serios.

¿Porqué odio la música de Enya? Sin ánimo de vituperar a nadie y mucho menos a esta señora que hace las delicias de tanta gente, me seguiré con un par de razones que bien pudieran ser rebatidas con otras tantas, pues sobre gustos escribo y con ganas de muestreo blogial  en cuestión tan opinable:

-Es dulzona y melosa. Empalaga desde los primeros compases y me pregunto si habrá alguien que haya escuchado una sóla canción de principio a fin. Y un cd entero ya es impensable a no ser que esté en la uvi o sea sordo. Deberían venderlo con almohada incluida de regalo.

-Es previsible y carente de vitalidad. No pasa nada. Está muerta y huele un poco ya y también desde el principio, con lo que me reafirmo en la pregunta del primer punto sin ninguna acritud.

 

Como veis no sabría decir si me gusta o no con exactitud, pero seguro que podeis ser igual de imprecisos en vuestros comentarios. Quedo deseoso de ver como hacemos trizas el dicho entre todos dejando testimonio escrito en este humilde blog.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Las capas de la cebolla

Las capas de la cebolla Cuán sutiles son determinadas opiniones que a este caso sirven y que puedes fácilmente imaginar. Dependiendo de la idea que tomemos, para matizar la analogía encontraremos cebollas de "x" capas según la complejidad que encierre. ¿Se puede utilizar la analogía de la cebolla para definir matemáticamente el peso de una idea o argumento?.  Sin duda lo intentaremos en las próximas líneas, ¡agárrate al ratón! . Una analogía es una comparación entre conceptos en términos de igualdad y diferencia, una proporción que expresaremos como I/D , siendo I el número de similitudes y D el de excepciones con el término objeto de estudio. Vamos a escarbar algo más planteando las hipótesis de lo que espero acabe siendo el teorema de la cebolla aplicable al estudio de la opinión. Como veis, algo que nos sería del todo útil en estos días de información sucia o interesada que deberíamos limpiar o filtrar antes de engullir o cuanto menos mi catapulta allí donde han puesto columpios. Las capas con que se envuelve el corazón de la cebolla son muchas, aunque resumiremos en pragmáticas, las idealistas, las surrealistas y las culturales por aquello de acotar y en importancia de peso según el entender de nuestra sociedad a mi juicio. Cada uno sin embargo puede ponderar a gusto y convendremos que el conocimiento y análisis de todas ellas sería el conocimiento puro de un hecho. Es esto posible?, La mayoría de las veces ni siquiera estamos interesados en buscar las demás capas de la verdad y tampoco habría tiempo en esta era de la comunicación y bombardeo masivo de información aunque como entretenimiento en un pueblo sin alcalde…

El valor de una opinión (val) es lo que queremos medir en comparación siempre con la cebolla, ente que representará la idea del equilibrio. ¿Que porqué una cebolla? Aunque te he oído preguntas mejores me dignaré a responderte con una mirada de esas a compañada de arqueo de cejas intermitente dirigida al título.

La cebolla, amigo mío es la clave de este entuerto.

(El ejercicio que propongo es que sigáis  prosiguiendo la historia en cualquier sentido. Será esto viable? Qué capa de la cebolla  saboreo al escribir esto? )

 

Frases ingeniosas

Frases ingeniosas

Llevo unos días merodeando el Yahoo preguntas y respuestas que cuanto menos es una herramienta fenomenal de la que servirse para obtener información de otros internautas. Evidentemente hay de todo. Las preguntas son determinantes casi siempre del tipo de respuesta que vas a obtener y salvando algún descerebrado me parece que el ánimo de la gente es más que bueno y los perfiles variados como la vida misma. Puedes encontrar cosas interesantes o resolver las cuestiones que te parezcan. Me ha gustado especialmente una respuesta de un usuario que ha recopilado un montón de frases ingeniosas que dejo a continuación para vuestro disfrute:

El amor eterno dura aproximadamente 3 meses
No te metas en el mundo de las drogas. Ya somos muchos y hay muy poca
Todo tiempo pasado fue anterior
Tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria
El que nace pobre y feo tiene grandes posibilidades de que al crecerse le desarrollen ambas condiciones
Los honestos son inadaptados sociales
El que quiera celeste que mezcle azul y blanco
Pez que lucha contra la corriente muere electrocutado
La esclavitud no se abolió, se cambió a 8 hs diarias
Si la montaña viene hacia ti, Corre Es un derrumbe
Lo importante no es ganar, sino hacer perder al otro
No soy un completo inútil. Por lo menos sirvo de mal ejemplo
La droga te buelbe vruto
Si no eres parte de la solución, eres parte del problema
Errar es humano, pero echarle la culpa a otro es mas humano todavía
El que nace pa tamal nunca ta bien
Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe
Yo no sufro de locura, la disfruto a cada minuto
Es bueno dejar el trago, lo malo es no acordarse donde.
El dinero no hace la felicidad la compra hecha
Una mujer me arrastró a la bebida Y nunca tuve la cortesía de darle las gracias
Si tu novia perjudica tu estudio, deja el estudio y perjudica a tu novia
La inteligencia me persigue pero yo soy mas rápido
Huye de las tentaciones despacio, para que puedan alcanzarte
La verdad absoluta no existe y esto es absolutamente cierto
Hay un mundo mejor pero es carísimo
Ningún tonto se queja de serlo No... les debe ir tan mal.
Estudiar es desconfiar de la inteligencia del compañero de al lado.
La mujer que no tiene suerte con los hombres no sabe la suerte que tiene
No hay mujer fea solo belleza rara
La pereza es la madre de todos los vicios y como madre hay que respetarla
Si un pajarito te dice algo debes estar loco pues los pájaros no hablan.
En cada madre hay una suegra en potencia
Lo importante es el dinero, la salud va y viene
Trabajar nunca mato a nadie... pero para que arriesgarse
No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella
Felices los que nada esperan, porque nunca serán defraudados
El alcohol mata lentamente. No importa no tengo prisa.
La confusión esta clarísima
Mátate estudiando y serás un cadáver culto
Lo triste no es ir al cementerio, sino quedarse
Hay dos palabras que te abrirán muchas puertas Tire y Empuje
¿Para que tomar y manejar si puedes fumar y volar
Dios mío dame paciencia,¡¡ Pero dámela YA!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El desperdicio de la atención

El desperdicio de la atención

Una reflexión sin intención de ofender los intereses naturales de cualquiera de nosotros (o incluso ofendiendo, ¡no debería importar si somos gente civilizada!).
Vamos a suponer que nuestra capacidad de prestar atención a un suceso fuese un recurso muy valioso. Para que nos entendamos, como el agua hoy día. Si en nuestro jardín escasea el agua, ¿dejaríamos de regar nuestras bien cuidadas plantas porque gastamos toda el agua mojando, por ejemplo, las acera y la calzada frente a nuestra casa? Imaginemos el rocambolesco resultado: un jardín reseco junto una calzada reluciente.
¿A dónde queremos llegar? Buena pregunta, ¡pardiez! A ver si encontramos una buena respuesta en el interior de otra buena pregunta: ¿desperdiciamos nuestra capacidad de atención en las banalidades que hoy son la política y/o el fútbol? ¿Qué pasa con ese investigador que está ahora mismo en un laboratorio perdido en alguna universidad de dios, tratando de mejorar nuestro mundo del mañana? ¿Quién se acuerda de él, sino yo en este artículo? Pobre hombre... Y nosotros aquí que si el Aragonés, que si el Etoo o como se diga se hace pupita, que si el Patatero dice o no dice, en ademán de cortar el jamón, que si el Rajoy sólo mira la guarrería bajo la alfombra del Patatero... en fín.
Revindico un poco de atención para esas otras cosas que son tan o más importantes que las susodichas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres